En este apartado vamos a hacer un repaso (breve, no os preocupéis, no queremos aburriros) a varios aspectos básicos de Kirguistán, para todas aquellas personas que aún no conocen el país y que están interesadas en hacerlo.

¡Esperamos que os entren ganas de visitarlo pronto! 😉

Localización y geografía

Empecemos por el principio… ¿Dónde está Kirguistán? Porque sí, existe… Muy poca gente lo conoce, así que vamos, primero, a situarlo en el mapa. Es un país de Asia Central. Limita al norte con Kazajstán, al oeste con Uzbekistán, al sur y al oeste con Tayikistán y al este con la República Popular China. Es decir, Kirguistán está “encajonado” en prácticamente el centro de la zona oriental del continente euroasiático, siendo uno de los puntos más alejados de cualquier mar que hay en el planeta.

kirguistan

Ya lo situamos, ¿verdad? Rodeado de países gigantes como China o Rusia, Kirguistán es uno de los países más pequeños de la región, con una extensión de unos 200.000 km2 (aproximadamente la mitad del tamaño de la Península Ibérica). Y (dato curioso), la población actual no llega a los 6 millones de habitantes, así que, efectivamente, el país está bastante despoblado.

Esto tiene su razón, y es que Kirguistán es un país muy montañoso, con un terreno muy accidentado; la cordillera del Tien Shan cubre casi el 95% del territorio del país, lo que lo convierte en uno de los países más montañosos del mundo.  Las cumbres más altas tienen nieves perpetuas y picos como el Lenin o el Khan Tengri superan los 7.000 metros.

Por otro lado, al suroeste del país se encuentra el valle del Fergana, una de las zonas más fértiles de Asia Central y poblado por multitud de pueblos desde tiempos antiguos, e incluso (otro dato curioso) hogar de los míticos “Caballos Celestiales” que tanto ansiaban los emperadores chinos.

Como ya hemos dicho, Kirguistán está muy lejos del mar, pero (y es un pero muy grande, a la vez que otro dato curioso más;), tiene el segundo mayor lago de montaña del mundo. Pues sí, después del Titicaca, el lago Issyk-Kul es el más alto del planeta; está nada menos que a 1.600 metros, y al ser levemente salino, permanece libre de hielos todo el año. Mar no hay en Kirguistán, pero Issyk-Kul se ha convertido desde hace años en la “playa de Asia Central”.

Con todos estos datos, os podréis imaginar que el clima es continental extremo, con unos cambios de temperaturas entre estaciones bastante importantes; pueden variar desde aproximadamente los 30ºC en verano a -25ºC en invierno dependiendo de las zonas.

Un poco de Historia

Vale, ya sabemos dónde está y cómo es, a grandes rasgos, el país. Pero, ¿cómo ha llegado a ser lo que es hoy? ¿Cómo ha sido su historia? Tranquilos que aquí estamos nosotros para despejar las dudas de todos aquellos a los que les gusta sabes un poquito del pasado.

Desde la Antigüedad, el territorio del actual Kirguistán ha formado parte del gran espacio euroasiático, y le han afectado sus procesos y evoluciones. Esta parte de la Historia de la región sigue siendo bastante desconocida, ya que no hay demasiadas fuentes escritas de donde obtener información; sin embargo, parece claro que tanto en la zona más al sur de Asia Central (donde hoy está Kirguistán) hasta el lejano norte siberiano, había multitud de pueblos nómadas que basaban su economía en el pastoreo de caballos, yaks, corderos y otros animales, y que iban trasladándose según las necesidades. Algunos de estos pueblos son muy conocidos (escitas, hunos o mongoles, por ejemplo), pero otros apenas han dejado rastro en la Historia. Es el caso del pueblo kirguís, que apenas son mencionados en textos; sí está claro que hay crónicas chinas que los sitúan, en el año 201 AC en la zona noreste de la actual Mongolia. Después, diferentes movimientos de pueblos les llevaron a asentarse, desde el siglo VI hasta el siglo VIII en las orillas del río Yenisei, en Siberia.

Más o menos por la misma época, un nuevo movimiento de gentes vino a alterar, primero de forma muy superficial, pero más tarde de una forma decisiva, todo el mapa cultural y religioso de la región. Ejércitos árabes empezaron a entrar en la zona, lo que supuso un ataque al imperio que dominaba (al menos de forma superficial) la región: China. Era inevitable el enfrentamiento, así que la gran batalla tuvo lugar en el año 751 en Talas (efectivamente, en territorio del actual Kirguistán). El ejército chino de la Dinastía Tang sufrió una tremenda derrota, abriendo el paso a la influencia islámica en la región.

Pero la verdad es que estas primeras incursiones musulmanas afectaron poco a los pueblos nómadas de Asia Central, que seguían teniendo un estilo de vida nómada y unas creencias animistas, basadas en la adoración de elementos naturales, como el sol, el gran cielo azul (llamado Tengri), las estrellas y diferentes animales totémicos.

Finalmente, uno de esos pueblos, el mongol, se hizo con el dominio de toda la zona gracias al genio militar de su líder, el famoso Gengis Khan. El imperio mongol unificó culturalmente a todos los pueblos que antes vivían en la región, imprimiendo un carácter que todavía hoy se percibe en sociedades como la kirguís, potenciando el estilo de vida nómada y todos los valores relacionados con ella, como la importancia de los vínculos familiares, hospitalidad extrema, el caballo como animal fundamental en la sociedad y la economía, etc.  Este fue el período de apogeo de la famosa Ruta de la Seda, que atravesaba toda la región, pasando, por supuesto, por territorios de Kirguistán.

El Islam, poco a poco, también fue calando en la población, pero esta vez en zonas más urbanizadas de valles y oasis, donde había población sedentaria que se dedicaba al comercio, la artesanía o el gobierno. La inmensa mayoría de estas gentes eran uzbekos o tayikos, establecidos en ciudades como Samarkanda, Bujará o en la zona del valle de Fergana. En lo que respecta a Kirguistán, apenas hubo ciudades o centros sedentarios importantes, al ser un territorio tan montañoso y casi entero dedicado al pastoreo, pero sí tenemos un buen ejemplo de esta incipiente islamización y urbanización: la torre de Buraná. Es lo poco queda de la antigua ciudad de Balasagún, construída a finales del siglo IX por la dinastía Karajánida; a pesar de ser un pueblo nómada, empezaron a establecerse en ciudades por esta época y, poco después, se convirtieron al Islam en masa, llegando a ser uno de

 

 

Durante el siglo XVIII y principios del siglo XIX tuvo lugar otro punto importante para la historia que nos ocupa: la llegada de  colonos rusos, consecuencia de la expansión zarista y los propios conflictos internos entre varias tribus kirguizas; las zonas del norte se fueron rusificando con más rapidez, mientras que el sur se resistió más a la penetración rusa, conservando unas características más tradicionales.

Los sucesos de 1917 se trasladaron a la región, que finalmente se vio inmersa en los cambios definitivos que vendrían con la creación de la URSS. Tras una serie de reformas administrativas, en 1936 nació oficialmente la República Socialista Soviética de Kirguistán, con las mismas fronteras que las actuales.

Los sesenta años siguientes, la vida de la república se vio inmersa en las vicisitudes de la URSS en general, siendo uno de los eslabones más pobres de la cadena industrial del país.

La disolución de la URSS en 1991 llegó con sorpresa para sus habitantes y líderes, que tuvieron que enfrentarse al reto de dirigir un país soberano sin apenas medios ni recursos.

Desde entonces, se han sucedido varios gobiernos y jefes de estado, aunque Askar Akaev, el primer presidente del Kirguistán independiente, ha sido el que más permaneció en el cargo. De 1991 a 2005 Akaev fue repitiendo cargo presidencial en una constante tendencia autoritaria que se fue haciendo más evidente a partir del año 2000, cuando empezó a reprimir abiertamente a miembros de la oposición y censurar medios informativos contrarios a él.

Las crecientes críticas internas hicieron que en 2005, una serie de manifestaciones aparentemente inofensivas, terminaran de un plumazo con su mandato, obligándole a exiliarse en Rusia, donde aún reside.

Tras su huida, el vacío de poder fue ocupado por una serie de políticos opositores, aunque se acabó imponiendo Kurmanbek Bakiev, experimentado político originario del sur del país. A pesar de los primeros impulsos reformistas, exigidos tanto por la población como por el resto de políticos que habían intervenido en la destitución de Akaev, Bakiev fue cayendo en medidas cada vez más autoritarias, extendiendo unas medidas corruptas encaminadas a favorecer a miembros de su familia y su entorno más cercano.

Cinco años después, en abril de 2010, otra revuelta popular, en esta ocasión sin ningún líder opositor al frente, se enfrentó a las autoridades del país, que respondieron con una agresividad desconocida y matando a más de cien personas debido al uso de fuego real por parte de la policía y el ejército. Bakiev y su familia también se vieron obligados a huir, dejando un vacío de poder que ha sido ocupado por un Gobierno Provisional encabezado por la veterana política Rosa Otunbaeva.

Actualmente, Kirguistán se encuentra en un momento crítico de su historia, con un referendum a la vista que decidirá la adopción de una nueva Constitución destinada a prevenir los excesos presidenciales y a crear la que podría ser la primera república parlamentaria en toda Asia Central.

Sistema de gobierno

Kirguistán es una república presidencialista que cuenta con una nueva Constitución aprobada en diciembre de 2007. Este texto, sin embargo, se encuentra suspendido desde abril de este año, y el 27 de junio se celebrará un referendum para aprobar un nuevo texto constitucional.

bandera de kirguistan

El poder Ejecutivo está representado casi en exclusivo por el Presidente, que es el Jefe del Estado; el Primer Ministro es el encargado de encabezar el Gobierno. El Legislativo está compuesto por un Parlamento unicameral (Jogorku Kenesh) de 90 diputados.

Esta información será revisada en breve tras los acontecimientos que tengan lugar en los próximos meses en el país.

Economía

La agricultura es en gran parte la actividad económica principal (35% del PIB), aunque durante los últimos años el sector servicios (45%) la ha ido desplazando hasta un segundo puesto. El tercero lo ocuparía una industria que no acaba de despegar (20%).

La moneda oficial es el som, que actualmente se cambia aproximadamente a 1€ = 60 som y 1$ = 35 som.

Sociedad

El país cuenta con unos 5.250.000 habitantes, de los que el 65% aproximadamente son kirguises, rusos un 13%, uzbekos un 14%… La sociedad es muy heterogénea y hay muchas nacionalidades que conviven en el país.

La religión mayoritaria es la musulmana, que comparten kirguises, uzbekos, tayikos, etc.; pero también es importante la comunidad ortodoxa, y la creciente presencia de misioneros católicos y evangélicos.

Si quieres algo más de información sobre Kirguistán en español, echa un vistazo a la página del Ministerio de Asuntos Exteriores de España dedicada al país :

http://www.maec.es/es/MenuPpal/Paises/ArbolPaises/Kirguistan/Recomendaciones%20de%20viaje/Paginas/recoKirguistan.aspx

o, para una información algo más detallada, la monografía preparada por el mismo ministerio:

monografía de país – Kirguistán (pdf)

2 comentarios sobre “KIRGUISTÁN

  1. Lo referente estos Estados procedentes del imperio zarista, luego URSS,es muy interesante.
    Aparte de todo lo político están las cosas tradicionales; por cierto, me gustaría recibir informacióm de un instrumento musical, creo que de dos o cuatro cuerdas, típico del Kirguistán, ¿dón encontrarlo?.
    Gracias.

    Me gusta

    1. Hola Rafael,

      el instrumento al que te refieres se llama “komuz”. Efectivamente, es un instrumento de tres cuerdas que es tradicional en Kirguistán; tiene un sonido muy particular que en muchas ocasiones recuerda al galope de los caballos.

      Sobre conseguir uno desde España, la cosa está difícil, la verdad… 😉 En principio, se podría comprar por ebay o encargando uno a alguna persona que viaje allí. Si tienes mucho mucho interés en uno y te cuesta encontrarlo, ponte en contacto con nosotros por mail (sumalak.es.kg@gmail.com) o teléfono (636304515 – Luis) y veremos qué podemos hacer para traer un komuz de Kirguistán, ¿de acuerdo?

      Gracias y saludos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s